El esplendor natural de Holguín se conserva en doce reservas y hermosas playas.

Bahía de Naranjo es un parque nacional con 32 km de costa con manglares y diversas especies arbóreas.

El Parque Nacional Alejandro de Humboldt, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está dividido en dos provincias: Holguín y Guantánamo. El parque contiene la flora más diversa del Caribe.
Ubicado a 33 km de Holguín, Gibara es un tranquilo y pintoresco pueblo pesquero del siglo XIX con una interesante arquitectura de la época colonial y el evento cinematográfico anual de gran éxito: Festival del Cine Pobre.

El Parque del Monumento Nacional Bariay, donde Colón vió por primera vez el suelo cubano en 1492, es de importancia histórica.

En Cayo Saetía, cerca de la Bahía de Nipe, hay playas exclusivas y fauna exótica como antílopes, cebras, ciervos y búfalos de agua que deambulan libremente.
La zona de Pinares de Mayarí es perfecta para practicar senderismo, observar aves y montar a caballo. También es de interés la impresionante cascada Gran Salto del Guayabo.

Guardalavaca

Las playas de arena blanca de Guardalavaca, los arrecifes de coral, las colinas, los impresionantes acantilados y la variada vegetación lo convierten en un destino muy atractivo.

En los siglos XVI y XVII, los piratas saqueaban regularmente las ciudades costeras, incluida esta. La leyenda dice que los colonos españoles usaron Guardalavaca (“esconder a la vaca”) como un escondite para su ganado, dando a la ciudad su nombre. También se dice que en las playas de Guardalavaca, los españoles solían comerciar con productos de cuero y carne salada a cambio de productos europeos contrabandeados por bucaneros.

Gibara

En 1492 Cristóbal Colón avistó suelo cubano. Mientras que los libros de historia señalan su desembarco en la bahía de Bariay, los lugareños en Gibara le dirán que sus galeones en realidad buscaron refugio en su bahía.
La ciudad fue fundada oficialmente en 1817. La ubicación privilegiada junto a la bahía, junto con los ríos circundantes, favoreció el transporte de cedro y caoba. Además, las plantaciones de tabaco, plátano y azúcar, además de granjas de ganado, trajeron prosperidad a la aldea.

Hoy, Gibara, también llamada La Villa Blanca, es una ciudad pequeña con una rica historia y una cultura palpable.
Es un eufemismo decir que los cubanos son aficionados al cine. Apasionados del cine, los cubanos llevan la película en sus genes y sangre.

El Festival Internacional de Cine de Bajo Presupuesto (generalmente realizado en abril) es uno de los eventos más populares en el circuito de cine alternativo y considera películas hechas con un presupuesto de menos de $ 300,000.